FAMILIA AMORETTI

La historia continua.

Nacimiento del apellido "AMORETTI" italiano.

En el idioma italiano el plural de un nombre masculino se forma sustituyendo la letra "o" por una "i". El apellido Amoretti viene a ser entonces el plural de la palabra "Amoretto" que en italiano sirve para designar a los pequeños ángeles que acompañan, admiran y cuidan a las vírgenes en las representaciones pictóricas. El "Amoretto" también representa al amor puro y verdadero y como tal siempre se le encontrará bajo la forma de un niño alado, pues su alma angelical no llegó a conocer el mal en su breve vida terrena. La traducción al español de la palabra "Amoretto" vendría a ser la palabra “Amorcillo”, la cual tiene el mismo significado anteriormente descrito. Si en italiano el plural de la palabra "Amoretto" es la palabra Amoretti, en castellano el plural de la palabra "Amorcillo" es la palabra Amorcillos, por tanto el apellido Amoretti en castellano significa “Amorcillos” o ángeles que resguardan a las vírgenes. Vale la pena agregar que Cupido es el "Amoretto" por antonomasia y que su figura angelical y saetante adorna el yelmo del escudo de la familia Amoretti.

_____________________________________________________________________

VINVENZO AMORETTI - EL PATRIARCA 

Vincenzo Amoretti, hijo de los esposos Amoretti, Stefano y María, nació el 11 de junio de 1824 en Oneglia, pueblo costero ubicado en la riviera del ponente en Liguria. Durante su juventud, Vincenzo aprendió los secretos del mar de la mano de los grandes navegantes de la riviera ligure. Sus destrezas al mando de los veleros de la época lo llevaron a participar en la guerra de independencia de 1849, año en el que los reinos italianos se unieron para librarse del yugo austriaco. Aquel entonces el rey Carlo Alberto impulsó la causa independista recibiendo apoyo militar de Francia. Pero las fuerzas austriacas lograron vencer a los aliados y disolver cualquier intento de integración italiana.
La caída de Carlo Alberto trajo consigo la persecución a los que habían apoyado la causa independentista por tanto Vincenzo, su hermano Francesco y su primo Antonio tuvieron que salir de Italia con rumbo a la Argentina. Establecidos en las tierras del Río de la Plata los hermanos y el primo Amoretti lograron la solvencia económica después de algunos años.
Vincenzo se comprometió en la Argentina con Bianca Belgramo con quien tuvo una hija. Aún no se sabe si durante esa época Antonio y Francesco tuvieron descendencia en tierras gauchas, sin embargo investigaciones recientes harían suponer que Francesco Amoretti sí la tuvo.
Los hermanos y el primo Amoretti se embarcaron al Perú en el velero de Vincenzo llamado Doila. Bordearon el sur del continente americano para entrar al Pacífico a través del estrecho de Magallanes. Arribaron al puerto del Callao posiblemente en 1856.

Vincenzo y Francesco Amoretti decidieron entonces establecerse temporalmente en Lima, mientras que el primo Antonio Amoretti decidió trasladarse al departamento de Junín, donde posteriormente formó una familia, siendo una de sus hijas Zoila Amoretti quien años más tarde sería la madre del presidente del Perú, Gral. Manuel A. Odría Amoretti. Años después los hermanos Amoretti se trasladaron al sur del Perú, estableciéndose en la provincia de Chincha. Allí se dedicaron a la vinicultura llegando a ser una de las familias más connotadas en el arte de la elaboración del vino.
Vincenzo formó familia con Natividad Matías llegando a tener siete hijos, cinco hombres (Carlos Alberto, Esteban, Dorio, Jesús y Galileo) y dos mujeres (Natalia y Filomena).
En el marco de la guerra del Pacífico, cuando los chilenos invadieron Chincha en el año de 1882, Vincenzo y otros miembros de la comunidad italiana así como residentes del lugar entablaron diálogos con los invasores para que no cometieran actos vandálicos como los que habían cometido en otras provincias peruanas.
La respuesta definitiva de los chilenos se produjo la mañana del 05 de sc’’tiembre de 1882 cuando las bodegas de Vincenzo fueron victimas del saqueo y el bombardeo chileno. Vincenzo y sus hijos mayores, Carlos y Esteban, tomaron las armas he hicieron frente a la tropa chilena, logrando así que el resto de la familia pudiera huir a la sierra para ponerse a buen recaudo de la barbarie chilena.
Los Amoretti así como los residentes del lugar organizaron la resistencia y fue así como “los montoneros comandados por el italiano Vincenzo Amoretti”, según consta en los partes del ejercito chileno de la época, les aplicaron certeros golpes a las bien entrenadas tropas chilenas. Muy recordado fue aquel enfrentamiento en la Plaza de Armas de la provincia de Chincha donde los chilenos sufrieron serias bajas. El incidente llegó a oídos del tristemente célebre general chileno Patricio Lynch quien pidió la cabeza de Vincenzo y los suyos.
Aquellos fueron días dificiles para la familia pues se tuvo que vivir prácticamente a escondidas para no ser apresados por los chilenos. Pero la rendición del Perú, el retiro de las tropas chilenas del territorio patrio y la reconstrucción nacional trajeron consigo días de calma para la familia Amoretti.


El patriarca de la familia Amoretti vivió sus últimos años en Chincha, en compañía de sus hijos, quienes constantemente le traían a la vista los nietos que hoy en día son los abuelos, bisabuelos y tatarabuelos de varias generaciones. Pero a principios del siglo XX una grave enfermedad hizo que se trasladase a Lima, en compañía de su hijo Jesús Amoretti, para atenderse en el Hospital Italiano.
Vincenzo Amoretti falleció el 28 de junio de 1902 y fue enterrado provisionalmente en uno de los nichos del cementerio Presbítero Maestro. Al parecer un error administrativo o un descuido familiar provocaron que el cuerpo fuera sacado de su nicho para poner allí el cuerpo de otro difunto. Se cree que el cuerpo del patriarca fue a parar a una fosa común.
Doloroso final para un hombre que dejó huella en el carácter de seis generaciones. 

Si bien es cierto su cuer desapareció para siempre, su sangre todavía sigue viva y corre por las venas de cada uno de los que orgullosamente tienen el honorable privilegio de apellidarse ¡Amoretti!

Omar Alfaro Amoretti - CEO FAMILIAAMORETTI.webs.com

____________________________________________________________________________________________________

ORIGEN DEL ESCUDO AMORETTI

El 27 de junio de 1687, Carlo Giacinto Amoretti, quien ostentaba el título de Conde de Envie (localidad ubicada en lo que ahora es la comuna de Cuneo, cerca de Francia, en la región del Piemonte), a través del procurador Gio Batta Braceo, obtuvo de los propios Delegados de la Cámara de los Condes de Tormo, un escudo simple dividido en dos campos por una línea horizontal, siendo el primer campo de azul con tres estrellas de oro ordenadas en fila y el segundo campo de plata con un can negro pasante cargando una bolsa de arena.


Según la documentación recogida del libro 1 Consegnamenti d’Arme Piemontesi, el Conde de Envie, Carlo Giacinto Amoretti, autorizó a que sus descendientes legítimos y naturales llevasen una copia de su escudo previo pago de 15 liras. Sin embargo, como suele suceder con los escudos cuando pasan de generación en generación, y teniendo en cuenta la numerosa parentela que tenían los Amoretti nobles en la localidad de Oneglia, el escudo del conde de Envie sufrió algunas alteraciones.


Los Amoretti de la localidad de Envie, por ejemplo, para diferencir su linaje del resto de la familia, utilizaron el escudo napoleónico de Giuseppe Michele Giacinto Amoretti de Envie, caballero del Imperio Francés, el cual se caracterizaba por la presencia de un can pasante herido en el cuello por una flecha, mientras tanto, sus parientes de Oneglia, utilizando el mismo diseño, ubicaron por el contrario la flecha en el lomo del animal. La historia de los Amoretti de Envie termina con la última descendiente de su linaje, Teresa Amoretti, única heredera de todos los bienes de la familia quien con su muerte pone fin a los Amoretti nobles del Piemonte.


   ____________________________________________________________________________________________________ 

VILLA AMORETTI 

Hoy los ciudadanos de la comuna de Torino, gracias a un inapreciable regalo de la familia Provana de Collegno, pueden gozar del parque Rignon del paseo Orbassano, parte de Villa Amoretti.
El edificio, antes una sencilla residencia, después una encomienda y finalmente una de las villas más hermosas de las llanuras de Torino, pertenecía a la familia Amoretti quienes se la heredaron a los Guasco de Castelletto, estos se la dieron a los Rignon y estos a su vez se la entregaron a los Provana de Collegno.
La familia Amoretti del Piemonte, hoy extintos, non tenían un linaje noble de larga data ni dieron a la historia grandes personajes a excepción del clérigo que forjó la fortuna de la casa.
Se llamaba Giovanni Battista Amoretti, un simple cura, quien llegó a Tormo desde su natal Oneglia en la primera mitad del siglo XVII. Astuto, diplomático por excelencia y con agudo sentido de los negocios, Giovanni Battista supo ganarse la gracia de la corte de Filippo d’Aglié y consecuentemente de su dama real y del propio Carlo Emanuele II.
Posteriormente llega a ser limosnero de la Duquesa (1650), es decir, el encargado de invertir el dinero de los nobles en obras de beneficencia, y su labor fue tan destacada que fue enviado cuatro veces a Francia como Enviado Secreto Ducal. Por los servicios prestados el abad Amoretti fue recompensado con las ricas abadías de N. D. d’Abondance y de Casanova y, a parte de los privilegios otorgados, el clérigo logró prosperar en los negocios acumulando así una considerable fortuna.

Por demás generoso con el Hospital de San Giovanni Battista y otras obras eclesiásticas, a su muerte (1686) el abad Amoretti, que había hecho traer a toda su familia de Oneglia, dejó a los suyos en buenas condiciones económicas.
El hermano Antonio Maria, nombrado senador, heredó con títulos comitales los feudos pertenecientes al abad: Envie, Olivastro, Castelvecchio, Costigliole, Borza e Borgo. Y antes de que el sobrino, Carlo Giacinto, segundo hijo y heredero de Antonio Maria, se hiciese cargo del patrimonio familiar, Giovanni Battista le donó dos encomiendas: una en Moncalieri y otra llamada Amoretta, camino a Orbassano.
Examinando los mapas del siglo XVIII se aprecia un pequeño edificio en el lugar donde estaba la Amoretta. Pero cuando el abad Amoretti la heredó al sobrino como encomienda, la residencia en cuestión debió ser restaurada y ampliada, pues en aquel entonces estaba valorizada en 25 mil escudos. Lo cierto es que llegó a heredársela a Carlo Giacinto quien en el año 1706 sometió la residencia al indispensable restauro de la post guerra.
Carlo Giacinto compró en el año 1722 el feudo de Osasio, consiguiendo el título de marqués de Osasio, y así se llamaron los primogénitos de la familia, comenzando por el mayor de sus 12 hijos, Giambattista; el segundo hijo, Eugenio, obtuvo el título de conde de Envie.
Antonio Manno estudió la genealogía de la familia Amoretti del Piemonte y en su libro, 11 Patriziato Subalpino, menciona que Giambattista Amoretti de Osasio, primogénito de Carlo Giacinto Amoretti, se casó en el año 1733 con una Seyssel d’Aix, y murió en el año 1766. Según los expertos, pudo haber sido Giambattista quien inició la construcción de Villa Amoretti, pues su primogénito, Giuseppe Amoretti, no la tuvo más que por dos años, de hecho éste murió en un duelo contra Carlo

Corbetta en el año 1768, dejando la herencia a su hermano, también llamado Giambattista, quien llegó a terminar la construcción de Villa Amoretti, pero desgraciadamente no tuvo hijos a quien dejársela. De los hermanos menores uno era sacerdote y su herencia pasó por razones obvias al más joven, Carlo, el último marqués de Osasio, quien se casó con una Guaseo de Castelletto, y tuvo una sola hija, Teresa Amoretti, quien murió en el año 1807, dejando a los Guaseo de Castelletto toda su herencia la legendaria Villa Amoretti.
Posteriormente la familia Rignon se hizo cargo de la villa y seguidamente la familia Provana di Collegno quienes posteriormente la donaron a la comuna de Tormo.
Hoy en día Villa Amoretti es sede de la biblioteca pública de Tormo, pero su majestuosidad y gallardía no se ha marchitado con los años, por el contrario, se le ve tan imponente y soberbia tal como la dejaron los Amoretti marqueses de Osasio y condes de Envie.

Temas recientes

Recent Blog Entries

Enterate de como Puedes Contribuir

  
----FONDOS DONATIVOS--

Realiza tu donación mediante un deposito a una cuenta Corriente:

 DATOS:

Banco: (BCP) Banco de Crédito del Perú
Cta. 315-24951216-0-45
A Nombre: Alfaro Amoretti Omar Augusto

Encuentranos En Facebook

 

Nuestro escudo

Recent Photos